Reunirnos a pensar es lo que más nos gusta.
En esas reuniones, a las que nuestro equipo conoce como «pensaciones» aparecen ideas que a veces crecen tanto que adquieren su propia vida.