La cultura, sus emprendimientos y proyectos, pueden aprovechar en su beneficio, herramientas del marketing y la comunicación.

Hemos logrado empatar dos mundos aparentemente irreconciliables.