Para algunos de nosotros, el enfrentamiento diario con los números en la escuela y el colegio era una verdadera tortura. Teníamos miedo de sus fórmulas, de su compleja lógica, de la cara del profesor de aritmética, de la resignación de los papás a la hora de revisar los deberes.

En cambio, nos gustaban las letras. Encontrábamos en sus curvas,  en sus formas y, sobre todo, en sus sonidos algo de magia que no sabíamos descifrar, pero no podíamos ignorar tampoco.

Claro que había de los otros, esos seres raros que disfrutaban de los números, les resultaba fácil aprender las tablas de multiplicar y las fórmulas de las ecuaciones más complejas, se llevaban con esos seres extraños que, de todas maneras, necesitaban de las letras para poder ser nombradas. Sino cómo dices 7, o 18, sino es gracias a los fonemas que se representan en las letras: siete, dieciocho.

Pero claro, tenía que llegar alguien con el chip cambiado, alguien zurdo, a quien el cerebro le permite ver las cosas con una lógica distinta que nosotros, los simples diestros, para que le resulte super natural la relación entre los números y las letras.

Unir esos dos mundos

Caro, Carolina, @concdecaro anuncia de pronto su método para desarrollar caligrafía llena de arte; las matemáticas de las letras, le llama y une, de un solo trazo, a esos hasta ahora enemigos íntimos.

No logro explicar muy coherentemente su método, pero entiendo que es algo simple: toda letra, sigue una secuencia que puede expresarse en números. Tiene unas proporciones, que son fórmulas fáciles de disfrutar cuando las ves convertidas en tipografías creativas.

Matemática de las letras es un libro que recoge todo el desarrollo de método de un curso de caligrafía, expresado en un lenguaje altamente creativo y gráfico, que puede ser usado como un manual para quienes tienen interés en lo técnico y como un objeto de arte para quienes valoran su forma de presentar, llena de color, de poesía y arte.

 Pero es también una exposición, Caro toma sus trazos de números y de letras y, como para facilitarnos a los profanos su comprensión, admiración y asombro, los envuelve en la transparencia de la resina epóxica y los convierte en objetos, en cuadros, en móviles hasta en muebles que nos dejan mirar a través de sus cuerpos, el fondo y la forma, el corazón de eso tan extraño y tan de todos los días: las letras y sus números, ahora bellamente descifrados.

1 Comentario

  1. Rocío Uzcátegui Guerrero

    Caro, eres de las personas a quien admiro y envidio, tienes esa capacidad, esa creatividad, habilidad, que facina, que te hace querer ser parte de tu mente y poder sentir tu pasión por lo que haces. Quiero tu libro, espero poder tenerlo pronto!!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *